Cine | La Entrega

11 junio, 2016

Nueva York siempre atrae miradas, ¿a quién no le gustaría visitar la ciudad? Si le sumas que la historia trascurre en plenas navidades y que aparece un adorable perrito, tenemos una mezcla perfecta. Pero no es el caso. La última actuación de James Gandolfini (el siempre admirado y recordado Tony Soprano) es un thriller oscuro y denso, un thriller a su medida.


The Drop | Thriller | Estados Unidos
Año 2014 | 106 minutos
Dirigida por Michael R. Roskam
Protagonizada por Tom Hardy, Noomi Rapace, James Gandolfini, Michael Esper, Lauren Susan, Erin Darke, Morgan Spector, Chris Sullivan, Michael Aronov, Matthias Schoenaerts, Alex Ziwak, Danny McCarthy, John Ortiz, Elizabeth Rodriguez & James Frecheville.

En Brooklyn, un solitario camarero rescata a un cachorro de un cubo de basura. Sus problemas empiezan cuando aparece el dueño del animal, un hombre con problemas mentales que, además, está involucrado en una conspiración criminal que se planea en el bar en el que trabaja el camarero.




Más información en Filmaffinity








Basada en la novela del autor Dennis Lehane (conocido por escribir Mystic River o Shutter Island entre otros y participar como guionista en la serie The Wire), esta película nos presenta el barrio de Brooklyn donde la mafia, un antro cualquiera y un perro son el eje central. 

Como curiosidad, el propio autor es quien toma las riendas del guión, por lo que me encontré ante una adaptación muy, muy fiel a la historia y unos personajes muy bien construidos. En realidad no tiene mucha relevancia si lo comparamos con otras adaptaciones pero distinguimos un par de cambios: la ciudad donde se desarrollan los hechos y el perro.

Olvidaros de los tiroteos y las peleas callejeras frenéticas de acción. Es un punto importante a destacar ya que puede no ser apta para todos los públicos. Este thriller pausado y en ocasiones lento encaja sus piezas escena tras escena sin dejarse nada en el tintero. Se toma su tiempo y aprovecha a presentar al elenco que interactúa desde el saludo inicial a una acalorada conversación. Los distintos sucesos que amenazan a los personajes generan tensión en el espectador y por más que queramos desvelar el misterio principal, debemos esperar sentados y asistir a los tejemanejes de la trama. La religión católica es una parte fundamental, así como también el dinero, el omnipresente Richie Wheelan y un adorable perro que trae alegrías y problemas por igual acompañando una historia de amor que queda en segundo plano. 

Los personajes principales lejos de ser planos o aburridos, tienen una marcada personalidad. Además, cuenta con un reparto talentoso y de sobra conocido para el público encajando a las mil maravillas. Es imposible leer la novela y no imaginar las caras de estos actores. 

Tenemos a Bob, un callado y rarito camarero que acoge un pequeño perro de raza pitbull. Inesperadamente surgen problemas a los que debe hacer frente. Bob es interpretado por Tom Hardy quien lleva parte del peso interpretativo. Una vez más demuestra cuánto le gustan los personajes complejos y llenos de matices. Me declaro fan del actor y de esta clase de papeles tan bien elegidos. Se pone en la piel de un tipo tranquilo pero es igual de intimidante que cualquiera de sus otros personajes.


Nadia es una atormentada e infeliz mujer que vive con miedo y así nos lo demuestra. En muchos momentos sentí lástima ya que no elige una vida llena de sufrimiento. A simple vista, no parece mala persona, sin embargo el destino es cruel. Sin duda el papel ideal para Noomi Rapace (¿os suena más por el nombre de Lisbeth Salander?), quien también se desenvuelve como pez en el agua actuando en la piel de mujeres heridas física y mentalmente.

Matthias Schoenaerts es Eric Deeds, un personaje peligroso y lleno de ira con problemas psicológicos. Está bien ejecutado y logra convencer al espectador.

Por último, el Primo Marv, un hombre que ha perdido su negocio pero que continúa al frente de su antiguo bar dejando la vida pasar, cansado, sin aparentes preocupaciones. Es James Gandolfini quien cierra el reparto, siendo esta su última película rodada antes de morir. Un secundario de lujo, tan creíble como el antaño mafioso al que encarnó en Los Soprano.

No hay nada malo que se pueda destacar de Nueva York ni de ese Brooklyn que por momentos bien parece el Bronx. Las localizaciones generan opresión y tristeza, un espejo de las vidas de todos los personajes que se acopla en cada escena. No invita a dar un paseo por sus calles pero sí a disfrutar de una noche tan invernal como la mostrada.

En resumen, es una historia trillada, mil veces llevada a la gran pantalla pero bien ejecutada. El buen thriller de antaño, cine negro para tomarlo con calma y hecho para disfrutar de las actuaciones. Recomendado en VO para captar detalles que pasan de largo en su versión doblada.

LO MEJOR: la actuación de los tres protagonistas, especialmente Tom Hardy.
LO PEOR: a veces puede hacerse lenta.



NOTA: 8/10

3 comentarios:

  1. ¡Ostras! Esta se me ha pasado y mira que es el año de Tom Hardy. Espero que no sea una moda pasajera porque este hombre vale todo su peso en oro.

    Un Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que va a ser un grande del cine, así lo espero jaja porque soy muy, muy fan de este hombre.
      Joe te gusta el terror, Tom Hardy y LiS, tenemos un montón de cosas en común qué bien!

      Otro besote para ti!

      Eliminar
  2. Hola.

    Jejeje. Me quedo alucinadisima con cuanto te gusta este género (o similares), y yo que siempre las evito (simplemente ni me doy cuenta que existen, muchas veces).

    No conozco a los actores. Lo juro pero no. (O yo creo que no). Supongo que no es raro si suelen moverse entre estos géneros. Pero me alegra que sean 1) actores maravillosos capaces de encarnar personajes super complejos 2) te tengan enamorada y cada vez más adicta a ellos. Es genial que todos te dejaran contenta, aunque me da que los dos primeros te gustaran mas.

    La historia la verdad es que me deja sin saber que decir, solo que me alegra a montones que fuera tanto lo que esperabas y que de verdad la amaras.

    ResponderEliminar