Libro | Si Decido Quedarme, de Gayle Forman

01 julio, 2016

Segundo libro que reseño para el blog y aunque esperaba mucho más, también se merece un hueco por aquí ya que no todo tiene que encantarme, de hecho soy bastante quisquillosa y muy poco conformista. Tras haber leído opiniones de otras personas quiero dar la mía sobre el inicio de esta bilogía que terminé ayer por la noche. En pocas palabras, me ha decepcionado.

If I Stay | Gayle Forman
Young Adult
Año 2011 | 192 páginas
Editorial Salamandra Blue
Serie: Si Decido Quedarme [#1]

Mía tiene diecisiete años, un hermano pequeño de ocho, un padre músico y el don de tocar el chelo como los ángeles. Muy pronto se examinará para entrar en la prestigiosa escuela Julliard, en Nueva York, y, si la admiten, deberá dejarlo todo: su ciudad, su familia, su novio y sus amigas. Aunque el chelo es su pasión, la decisión la inquieta desde hace semanas. Una mañana de febrero, la ciudad se levanta con un manto de nieve y las escuelas cierran. La joven y su familia aprovechan el asueto inesperado para salir de excursión en coche. Es un día perfecto, están relajados, escuchando música y charlando. Pero en un instante todo cambia. Un terrible accidente deja a Mía malherida en la cama de un hospital. Mientras su cuerpo se debate entre la vida y la muerte, la joven ha de elegir si desea seguir adelante. Y esa decisión es lo único que importa.

Más información en Goodreads



Si decido quedarme es uno de esos libros que tenía muchas ganas de leer. Por un lado, estaba el gran número de críticas positivas y por otro, su adaptación al cine que siempre otorga puntos extra. Entre mis manías literarias/cinéfilas con la gran cantidad de adaptaciones que hay últimamente, la más común es leer primero la historia original del autor y después comprobar si han sabido plasmar el contenido en la gran pantalla. Hay pocas que me gusten la verdad pero sigo dándoles oportunidades, no pierdo la esperanza.

En cuanto al libro no tenía ni idea de que fuese tan dramático ni tan corto, apenas llega a las 200 páginas. Aborda la muerte con mucho respeto, desde el punto de vista de una adolescente que ve con sus propios ojos como su vida cambia completamente y en este sentido, está muy bien tratado. En mi opinión, hablar de la muerte es un tema espinoso y complejo. Puede herir sensibilidades si no se enfoca desde un punto de vista adecuado. Pero el problema de la novela es que pese a su dramatismo en ningún momento llega a emocionarme. He llorado con algunos libros y muchos otros me han llegado al corazón. Este me ha dejado fría. Todo cuanto rodea a la protagonista es realmente triste pero en ningún momento he empatizado con su situación. 

Es ella, Mia, quien nos narra los sucesos y esos sucesos saltan al pasado continuamente donde leemos momentos concretos e importantes de su vida a lo largo de diecisiete años y de este modo, conocemos a su familia, su novio, su amiga... El presente transcurre lento. Apenas pasan unas horas desde el accidente y personalmente, es eterno. Hacía tiempo que un libro tan cortito no se me hacía tan largo. Deseaba llegar cuanto antes a las últimas páginas y conocer por fin su decisión. Una decisión que por cierto no me ha gustado nada. Creo que carece de sentido y si lo habéis leído me gustaría conocer vuestras impresiones. 

Cosas que sí me han gustado. Me ha parecido muy original la manera en que Mia nos sumerge en su mundo. Puede que a veces fuese desconcertante los repentinos saltos al pasado pero mientras estamos en el presente, es su alma quien se manifiesta y la espectadora que narra qué ocurre en las horas posteriores al accidente. Contempla su cuerpo, a sus familiares, a las enfermeras y médicos que revolotean a su alrededor y nadie sabe que "ella", nuestra narradora, está ahí. Añade un puntito fantástico a la novela pero realmente innovador. Algo más que me ha gustado es que trate de una tragedia y no únicamente del amor juvenil de instituto, esa primera cita, ese primer beso. Aquí lo importante es que Mia ha sufrido un accidente de tráfico y mientras tiene lugar este horrible acontecimiento, nos invita a conocer su vida, a conocer sus sueños y esperanzas que penden de un hilo.

En cuanto a los personajes, no destaca ninguno, ni siquiera Mia. Lo he dicho antes, no me ha gustado la decisión final y aunque he intentado ponerme en su piel, no la he entendido. El personaje no tiene una personalidad especial ni sus actos son descabellados o fuera de lugar. Como cualquier adolescente, tiene sus inquietudes y en este caso la música es una parte importante de su vida. El resto de personajes me han parecido normales. Encajan en la historia sin destacar ni fastidiar nada. Salvaría a Kim, la mejor amiga. Me ha dado la sensación de que únicamente ella aporta esas ganas de vivir y luchar dejando los lloros a un lado.

En definitiva, esperaba mucho más de la novela y aunque no haya sido una lectura tan interesante ha estado bien, a secas. Una lectura correcta. Por un lado, puede que no haya escogido el momento adecuado para enfrentarme a esta clase de historias. Por otro, tengo muchas dudas con su segunda parte, Lo que fue de ella. ¿Merecerá la pena? Sin embargo le echaré un vistazo a su adaptación cinematográfica, de la que me han hablado muy bien.

LO MEJOR: la narración, sencilla y original.
LO PEOR: el final.


NOTA: 4/10

2 comentarios:

  1. Suelen gustarme este tipo de lecturas y me apetece leerlo. Intentaré hacerle un hueco.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos!😊

    ResponderEliminar
  2. Hola.

    Si, este libro es uno de los más nombrados en los blogs, o al menos lo era cuando estuve de moda. Yo la verdad es que creo que no conozco a la autora y verdaderamente nunca he tenido ganas de leer este libro o su continuación. Su película si es probable que la lea algun dia pero sé que esta bilogía no la leeré jamás.

    Creo que no hay nada peor dentro de un libro es que te estén contando un dramón y tu no consigas nunca meterte dentro, conectar y llorar viviendo lo que se está desarrollando. Y no creo que sea el momento en que lo leíste, es que no todos los libros, personajes o autoras nos llegan a la mente, y es una verdad que está ahí.

    ResponderEliminar