Cine | Nebraska

08 noviembre, 2016

Me considero bastante cinéfila y aunque intento estar abierta a bastantes géneros, el drama y el terror me encantan. Últimamente he ido al cine a presenciar en esas pantallas enormes películas fantásticas y con grandes efectos especiales, esas que en el televisor de nuestra casa no se disfrutan del mismo modo. Salvo contadas excepciones, empiezo a aburrirme de ellas y más me aburro del tipo de público que asiste. Hay personas que en la sala creen que están solas: comen, hablan, usan el móvil y no respetan a los demás. Sin embargo esta clase de personas no las he encontrado en los pases de películas más "serias". Bien porque llaman menos la atención o porque sus asíduos son adultos con educación. Algo que deseo hacer es disfrutar de este género tan extenso y variado en el cine. Y la película que he traído para esta entrada es un buen ejemplo de ello. Nominada, premiada o criticada hasta la saciedad, es buen cine.

Nebraska | Drama. Road Movie | Estados Unidos
Año 2013 | 115 minutos
Dirigida por Alexander Payne
Protagonizada por Bruce Dern, Will Forte, Stacy Keach, Bob Odenkirk, June Squibb, Missy Doty, Kevin Kunkel, Angela McEwan & Melinda Simonsen.

A Woody Grant, un anciano con síntomas de demencia, le comunican por correo que ha ganado un premio. Cree que se ha hecho rico y obliga a su receloso hijo David a emprender un viaje para ir a cobrarlo. Poco a poco, la relación entre ambos, rota durante años por el alcoholismo de Woody, tomará un cariz distinto para sorpresa de la madre y del triunfador hermano de David.

Más información en Filmaffinity




Nominada en la gran mayoría de festivales de cine y a la sombra de sus oponentes es una de esas películas infravaloradas que una vez vistas dejan un buen sabor de boca. Cine real y contundente cuyos personajes son casi de carne y hueso. Podemos reflejarnos en ellos, en la historia, en la resolución de la misma. El fracaso, la esperanza y la repentina e interesada vinculación de unos con otros marcan Nebraska.

Un hombre mayor con problemas de salud que arrastra malos hábitos de años pasados emprende un viaje por el país junto a un hijo que a simple vista no aprecia. No puede haber un argumento más simple y complejo a la vez aunque no aporte nada nuevo. Relación rota entre padre e hijo, una historia mil veces contada. Las inesperadas “huidas” y la enfermedad que atraviesa ponen un punto de humor a una historia agridulce. Las conversaciones absurdas entre padre e hijo son tiernas y tristes. El comportamiento de su mujer es entendible pero desesperante al mismo tiempo.

No se puede remarcar un tramo de esta película. Escena a escena acompañamos a su protagonista, nos reencontramos con viejos amigos, visitamos a familiares lejanos y llegamos a nuestro destino. Nebraska es el día a día de cualquier humano que vive alegrías y desgracias. Nos damos cuenta de las intenciones de aquellos que nos rodean y luchamos por ser quiénes somos y por hacernos un hueco en este mundo. Todos queremos ser recordados ¿no?

Un fantástico Bruce Dern encarna al anciano Woody que toma las riendas de la aventura donde desvaría, donde en ocasiones nos acerca más a su final que al verdadero motivo que le acompaña. Asistimos a sus caídas, a sus momentos de lucidez y a su situación personal. Porque nadie tiene una familia normal y corriente. ¿Habéis oído el dicho “en todas partes cuecen habas”? Familiares, viejas amistades que nos atormentan los hay en todos lados. A Bruce Dern le acompaña Will Forte, quien representa a las mil maravillas al hijo dolido e infeliz con la situación personal que atraviese pero que pese a ello, es blando y un buenazo. El personaje no me llegó a cautivar. Le faltaba esa chispita de carisma, iniciativa y un punto cómico (no hay nada mejor que reírse de las desgracias ajenas). A veces me resultó plano. En cambio June Squibb interpretando a la mujer de Woody, dejó huella en cada escena. Esa clase de personajes que resultan tan detestables pero cautivadores al mismo tiempo.

Es un drama cotidiano en un mundo en blanco y negro. La fotografía hace que odiemos o admiremos paisajes y hechos. Recorremos la América profunda, tan deprimente e inhóspita en muchas ocasiones… Localidades en mitad de la nada vacías de alma donde no me gustaría vivir ni por asomo. Claro, que dada la historia es perfecto estar en el pueblo más amargado de la historia. Porque rodar semejante drama en Las Vegas sería contradictorio.

Si queréis asistir a un drama que viaja por carretera es vuestra película. No hay efectos especiales ni situaciones sacadas de la manga. Es tan amarga que puedes odiarla o recordarla con cariño. Mi recuerdo es bueno pero un segundo visionado lo veo innecesario. Si estáis cansados de la acción gratuita, las historias de terror de siempre o es que simplemente os apetece conocer una familia disfuncional y relaciones de amistad un tanto interesadas, Nebraska es perfecta.

LO MEJOR: el protagonista y la historia tan sencilla y emotiva.
LO PEOR: no está hecha para todos los públicos.

3 comentarios:

  1. Tengo esta peli en pendientes dese hace mucho, se ve bien *-*
    Los viejitos se ven bien adorables jeje XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy suya la peli y algo lenta pero es bonita. Tiene buen fondo :) La pareja de abueletes son muy especiales.
      Besos!

      Eliminar
  2. Hola.

    Pues esta peli no la veo mal y no es de miedo jajaja pero la verdad es que no me apetece nada amargo y deprimente 😟.

    No conozco a los actores. Me alegra que el anciano sea tan bueno y una pena que el hijo no tenga ese algo tan especial.

    Me llama la atención lo del lazo entre ambos y la enfermedad del padre, y me resulta curioso que la peli sea en blanco y negro.

    Es genial que la historia lograra emocionarte aunque no sea ni de lejos una de tus favoritas.

    PD. Lo de la gente molesta del cine, es un asco cuando pasa. Y aunque te sorprenda, muchas adultas también hacen esas cosas molestas. La sociedad de hoy no tiene educación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar